Cañada Strongest - Gran victoria Boliviana en la Guerra del Chaco Imprimir

Gran cantidad de Jugadores, socios y directivos del club The Strongest lucharon durante la conflagración bélica con Paraguay entre 1932 y 1935. Para 1933, 600 miembros de esta paceñísima institución se encontraban en el frente de batalla Al estallar la Guerra del Chaco, en julio de 1932, el campeonato de La Paz Football Association se encontraba al final de su 1ra. Rueda y la tabla era comandada por Bolívar y un punto más atrás, en el 2º lugar estaba The Strongest, por lo cual el Concejo Central de la asociación resolvió suspender el campeonato y otorgar el título del año a Bolívar y el sub campeonato a The Strongest, que al igual que las demás instituciones, se plegó al esfuerzo nacional, enviando al frente de batalla a jugadores, socios y directivos. Para 1933, el club The Strongest contaba con más de 1.500 socios, entre señoras, caballeros, jóvenes y niños.

De todos ellos, 600 partieron a las arenas chaqueñas, sumándose al Primer Cuerpo de Ejército. Lo hicieron no en servicios auxiliares, sino en primera línea. Más tarde se seguirían sumando en similar cantidad hasta el cese de las hostilidades. La publicación Semana Gráfica, en edición número 24 (del 8 de abril 1933), realizó un homenaje a The Strongest con motivo de sus Bodas de Plata, destacando cómo el club contribuía a la campaña bélica a con el concurso humano de directivos, jugadores, hinchas, y socios.

En la Secretaría del club The Strongest ubicada en las calles Cólon, y Comercio, viviendo el momento con singular patriotismo, se inauguró, 'La correspondencia del soldado', para colaborar a prisioneros de guerra y familiares de oficiales y soldados. - 89- -Estaba a la cabeza de Don Benito Sagárnaga, un singular hombre y destacado stronguista.

En ese sentido, según sus registros, se puede resaltar que hasta julio de 1933 se había despachado entre cartas y tarjetas más de 450 solicitudes. Éstas, como se comprende, provenían de gente imposibilitada de hacerlo personalmente, y en el deseo de indagar por la salud o paradero de sus hijos, hermanos o esposos que se encontraban en la línea de fuego. Benito señalaba que lo hacían absolutamente gratis, proporcionando, además, papel y esquelas que llevaban nuestro emblema, fraccionando certificados y solicitudes al Estado Mayor, etc.

En una entrevista para La Semana Gráfica, hecha por el corresponsal Chasqui, Benito Sagárnaga decía muy entusiasta: “Son millares de cartas las que se han enviado hasta la fecha y nuestro radio de acción no sólo abarca hacia el Chaco; mantenemos también nuestra correspondencia a los prisioneros en poder del Paraguay. Estas cartas, como todas, llevan nuestro sello. Se da cuenta la satisfacción que este emblema debe producir al stronguista en tierras extrañas”. La correspondencia del soldado tuvo como propósito, asimismo, socorrer a heridos y enfermos.

A esta labor se sumó la recaudación de fondos que se hacía entre los afiliados, organizando varias kermeses y actividades sociales para reunir fondos, los cuales se destinaban posteriormente para ayudar a los combatientes bolivianos.

Entre los destacados atigrados jugadores, socios y directivos que marcharon a la contienda están el capitán Víctor Hugo Estrada Cárdenas y el teniente José Rosendo Bullaín, que fue abanderado y brigadier mayor del Colegio Militar, cuya trayectoria futbolística es parecida a la de Estrada. Entretanto, el coronel Luis Emilio Aguirre fue el primer caído en Boquerón. El teniente Lucio Vila también fue otro stronguista caído en los campos de batalla. Sobresalió el teniente coronel José Ayoroa, considerado como uno de los mejores militares que tuvo el Ejército. Se suman a ellos Carlos Constantino Noya y el subteniente Carlos Zalles Guerra, socio de The Strongest que cayó en combate. Igual destino tuvieron Adrián Murguía Vargas y Pedro Escalante, distinguidos stronguistas.

Entre los nombres también destaca el de Emilio Estrada, capitán del equipo de fútbol de primera división. Tampoco se puede olvidar al subteniente Severo Medrano, el teniente Luis Peña, Luis Daza Aparicio, Hugo Gamarra, Alfredo Pascoe, Lisímaco Gutiérrez, Julio Zuazo Quintanilla, Adolfo Díaz Romero, Gerardo Peláez, José Toro, Hugo Alípaz, Nils Galdo, Luis Cornejo y Renato Sainz. De igual manera se mencionan los apellidos Llanos, Morales, Medina, Muñoz, Montoya, Alarcón y Alborta Rada. Tras el cese de las hostilidades, la ciudadanía paceña poco a poco regresó - 90 -a sus actividades cotidianas.

El Gobierno de entonces recompenso al Club The Strongest con los predios situados entre la Av. Illimani y calle Yungas el barrio de Santa Barbará, y donde se erguía la antigua Plaza de Toros de La Paz. Este Complejo Deportivo, el primero de su género en el país se nomino con el nombre de su mentor Don Gustavo Carlos Otero, donde actualmente se encuentran la Escuela de Fútbol Antonio Asbun, de nuestras divisiones infantiles.

El año 1935, la Asociación de Fútbol de La Paz (AFLP) organizó rápidamente el torneo de la gestión, y el club The Strongest, con un nuevo equipo, se hizo de la primera corona futbolera de postguerra, entre nueve participantes. Pasadas varias décadas el club atigrado incorporó posteriormente a notables jugadores de origen paraguayo en sus filas, incluso algunos llegaron a adoptar la nacionalidad boliviana y jugaron en la selección, ahí están Luis Galarza, Wilfrido Cañellas, Eligio Martínez, Julián Jiménez, Miguel Gariazú y Pablo Escobar.

The Strongest no es sólo un club deportivo más, sino, y ante todo, una escuela de civísmo, altruísmo y patriotísmo donde muchas generaciones de jóvenes se han moldeado física, espiritual y moralmente.